Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El Blog de la Reina de Bastos

La envidia, una declaración de inferioridad.

16 Junio 2010, 16:22pm

Publicado por reina_de_bastos

Que maravilloso es el don que tenemos cada uno de los seres humanos que habitamos y compartimos este mundo, existe tanta disparidad en él y sin embargo, todos tenemos algo que aportar.

Extraje este titulo ( la frase pertenece a Napoleón Bonaparte) que me pareció muy asertivo, al momento del que soy partícipe de  ciertas  vivencias que me parecieron acordes a comentar.

Cada vez que logramos avanzar un paso, sea  muy pequeño, pequeño, grande, muy grande o apoteósico, aparece una sombra encargada de tender a opacar el brillo de quienes han progresado. Es la llamada envidia, mezquino sentimiento cuya finalidad es fragmentar y desunir lo bueno que existe. No hay "envidia sana", "bromas" ni "sentimientos justicieros", como podrían justificar quienes la padecen. Si pudiera  verse fácilmente, sería como si el aura del que siente  envidia, se encrispara y  disparase rayos, (no verdes, como dice erróneamente el dicho) sino de un densa capa oscura y opaca. Y claro, afecta a quienes de una u otra forma, recorren  la vida  inofensivamente felices,  después de un merecido logro, (el  que no está exento de esfuerzos, aunque se pueda creer lo contrario). Este sentimiento tan  egoísta,  propio de  inseguridades, ego desmedido y afán de competitividad, por cierto que afecta a quien lo padece, aunque no se tenga conciencia de ello.

Como lo comenté una vez, fue en este recorrido espiritual que encontré los egos mas grandes que he conocido y a veces es difícil reconocer  qué se esconde  detrás, de una cara "aparentemente bonita".

 

Hace un tiempo me llegó un mail, de los tantos que recibo, algunos no los abro, para ser sincera, sin embargo, éste lo abrí; hoy  lo comparto, es la famosa fábula de la serpiente y la luciérnaga.

 

 

 

serpiente-y-luciernaga1.jpg

Cuenta la leyenda que una vez una serpiente comenzó a perseguir a una luciérnaga.

La luciérnaga huia  rápido  con mucho miedo de la feroz depredadora, y la serpiente no pensaba desistir. Pasaron días, y la serpiente  seguía persiguiéndola.  Después de varios dias , ya sin fuerzas, la luciérnaga se enfrentó y dijo a la serpiente:
- ¿Puedo hacerte una pregunta?
- No he tenido este precedente con nadie, pero como te voy a devorar, puedes preguntar...
- ¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?
- No
- ¿Yo te hice algún mal?
- No
- Entonces, ¿Porqué quieres acabar conmigo?
- Porque no soporto verte brillar...

 

En nuestros corazones se alberga una fortaleza para alejarnos de este mal, más que palabras, es la actitud y postura que poseemos para nutrirnos de la belleza que nos rodea, siendo protagonistas de nuestra propia historia y así,  avanzar juntos por nuestro propio esfuerzo y holgura. Todos albergamos  luciérnagas en nuestra esencia, si la descubres podrás destruír la serpiente.


Agradezco con mucho amor a quien en mi camino me ha ayudado a comprender y discernir, mi Maestro Francisco Rojas, Agni y le brindo  amor y deseos de sabiduría y prosperidad.

Comentar este post

angelmayo 07/02/2010 08:36


gracias querida prima por la dedicatoria,y si toda la razón con tu articulo,es lamentable que cuando uno emprende algo constructivo,mejoría económica,una nueva relación o algo que te supere en
algún sentido,siempre este la mano o las manos negras,las malas palabras,la descalificación,en pocas palabras un sentimiento tan bajo y básico como lo es la envidia,es muy malo sentirla sobre tus
hombros (yo he sentido ese peso,es una sensación terrible)pero me da mas lastima quien es capaz de generar dichos sentimientos,por que nunca sera feliz y estará conforme con su destino,y
evolucionara... si no extirpa dichos sentimientos de su espíritu y corazón. un abrazo a la distancia y bendiciones Marcela.